Skip to main content

Esta piedra ha sido considerada desde la prehistoria como una piedra con poderes mágicos y curativos.

La palabra “Ámbar” viene del árabe anber, que significa ¨que flota en el agua¨. El ámbar es una resina que se ha fosilizado a través de millones de años en los diferentes períodos geológicos de la tierra. El origen de esta piedra viene principalmente de resinas de coníferas que se han transformado en piedras, dejando a menudo atrapadas en su interior insectos u otros animales.

El primer estado de fosilización de estas resinas es el copal, de apariencia muy atractiva también, pero cuya dureza y valor no es comparable con las piedras de ámbar, que tienen millones de años de endurecimiento.

Encontramos diferentes colores, que van del amarillo claro a oscuro, naranja, rojizo, rojo oscuro, blanco, incoloro, café y aún azul y verde ahumado hasta el negro. Pueden ser translúcidos o de colores densos mate.

Estos ámbares se encuentran distribuidos en diferentes regiones como Europa, África y Asia. La mayor cantidad de ellos provienen de yacimientos en la región Báltica.

En Costa Rica encontramos algunos depósitos de copal y ámbar, cuyo origen es de resinas de Guapinol, en el cantón de Aguirre, provincia de Punta Arenas.

Si les interesa y se sienten tan atraídos como yo por la magia del Ámbar, les recomiendo que en su próxima visita a las playas de esa zona vayan provistos de una pala y un pico para encontrarlos y ¡Mucha Suerte!